Virkings, WordPress y pagar

No es que me hayan gustado tanto los posts de opinión que dejé de lado toda la idea original de virkings por estos, es que ya continuar con virkings en WordPress es algo no viable. La razón es bastante simple, WordPress es excesivamente limitante en su versión gratuita para hacer que pagues unos “paquetes” que mejoran la usabilidad de su servicio de WordPress.com. Caso totalmente distinto a WordPress.org. Hasta para la plantillas son limitantes, algo inaceptable.

Entonces aquí es cuando la idea de mantenerse publicando cosas se vuelve innecesaria, pues wordpress con estas limitaciones no mantiene esa satisfacción por escribir y mantener un blog como se desee, más bien la arruina.

Mi opción con virkings es simple, dejaré de hacer publicaciones hasta que consiga un dominio y host que si permita usar wordpress a su máxima expresión. -o hasta que consiga para escribir en otro blog..-

Gud vai, o como sería bien escrito, Good bye.

Anuncios

Spotify, un servicio que apesta

Aclaratoria: Este post representa una opinión personal sobre el servicio de Spotify, comparándolo principalmente con Grooveshark. Si alguien no está de acuerdo, bien. Esta es mi opinión.

Hace unos días escribí algo como un truco para tener Spotify desde casi cualquier parte del mundo. En ese post demostré que luego de una minúscula prueba, y además con las 48 miseras horas de servicio Premiun que brindan de manera gratuita. El servicio durante esas 48 horas funciona de maravillas, no hay publicidad, funciona en cualquier smartphone, y además NO hay la publicidad excesivamente intrusiva que Spotify aplicó.

La publicidad, basicamente, es la cosa mas ladilla -inserte artículo a Wikipedia- que existe en todo el planeta tierra. Aproximadamente cada 3 canciones tienes unos cuantos segundos de publicidad que estas obligado a escuchar a menos que no vayas a seguir usando su servicio. Además de esto la aplicación para el smartphone deja de funcionar invitandote muy amablemente a actualizarte a la versión paga.

Otra cosa que fastidia bastante es el repertorio musical con el que cuenta. Conseguir algo tan esencial como The Beatles es toda una odisea, además de que está una copia burda y mala llamada “The Beatles Now” o algo así, que según entiendo son los sucesores.. Dan asco

Otro ejemplo simple, la canción Stairway to Heaven de Led Zeppelin. Todo un clásico de la música, al buscarla en Spotify me consigo con otra copia burda. Algo llamado “Led Zepagain”, que según la caratula del disco son un tributo a Led Zeppelin. Aun mas asco…

Entonces vuelvo a Grooveshark para comprobar que no sea tan difícil conseguir las mismas canciones, Stairway to Heaven y cualquier canción de The Beatles -los originales, no esos sucesores baratos- y bueno, conseguirlos es lo más fácil del planeta, solo escribir el nombre y listo. El primero o segundo resultado son los correctos, y además con una calidad excelente. Nada envidiable a Spotify.

Spotify puedes ser bonito y todo, pero eres infuncional, muy intruso para que paguen el servicio premium y además con un mal catálogo musical. Con esos mismos 9,99 USD tengo Grooveshark Everywhere y aun me sobran unos dólares.

Por otro lado, la aplicación para Android es simplemente genial. Grooveshark debería tomar nota.

Spotify fuera de sus limites

Para comenzar debes conocer Spotify, es un servicio de streaming musical (al igual que Grooveshark), solo que la calidad que Spotify posee es totalmente superior a la que presenta Grooveshark. A diferencia de Grooveshark, Spotify funciona mediante un cliente para escritorio, con ciertos toques a iTunes. Si desean saber más sobre Spotify les recuerdo que existe Wikipedia, y como buen humano les facilitaré la página.

Esta excelsa calidad viene con un pequeño problema, el primero es que la versión gratuita posee publicidad, Grooveshark también, y el segundo que si es importante es que solo está disponible para Europa y Estados Unidos. Aunque existe una versión paga que es compatible con todo el planeta no es posible registrarse, o pagar o cualquier cosa, si no estas en Europa o Estados Unidos.

Aunque actualmente poseo Grooveshark Everywhere, que tengo gracias a las encuestas de Grooveshark *inserte carita feliz*. Siempre existe la curiosidad por probar ese servicio capitalista e imperialista. Claro, Google como dueño, amo y señor de internet entra en juego. Con una simple y sencilla busqueda es posible conseguir de manera simple acceso a Spotify, e incluso muchas otros servicios que solo funcionan en el imperio. Esto es gracias a un plug in que burla, o algo así, a la página haciéndola creer que estamos en otro país.

Este plug in, más bien servicio, se conoce como Ivacy. Este excelente servicio es pago, pareciera que todo está en nuestra contra no?, pues por 4 horas está a nuestro favor. El servicio nos brinda 4 horas de prueba gratuita, si GRATUITA. Lo único que debemos hacer es instalar el plug in y luego activarlo, después de esto solo tenemos que abrir la página de Spotify y registrarnos. Luego descargamos la aplicación e iniciamos sesión.

Lo mejor de todo esto es que después de tener la aplicación y haber iniciado sesión no tendremos ningún tipo de limitación, bueno si, la publicidad y eso, pero tendremos el paquete gratuito de Spotify por el tiempo que queramos.

Solo necesitaremos Ivacy.

Por otro lado, al tener la cuenta Spotify y todo listo pueden escuchar la playlist con las canciones que sonaron en la inauguración de los Juegos Olímpicos Londres 2012 aqui.

El sobreprecio como alternativa

Una imagen que no tiene nada que ver con el tema

“Cuenta la leyenda que existe un sitio donde las cosas se pueden comprar a la mitad de lo que cuestan aquí, o hasta mucho menos…” Algo así sería una leyenda creada por alguna mente lo suficientemente cansada de los precios excesivos y hasta morbosos que le dan las tiendas a cualquier producto que no llega a valer ese precio.

Esa leyenda podría ser perfectamente aplicable a un país ciertamente tercermundista con miras a mantenerse en ese sitio mejor conocido como Venezuela. Un paraíso, claro si anulas la excesiva inseguridad y muchas otras cosas. En este sitio bonito para hacer turismo las tiendas parecieran tener un morbo con los precios a darle a algún producto, y bueno si buscas una tienda en un centro comercial con un nombre bonito tienes un 40% de agregado al precio.

Otra imagen que no tiene nada que ver con tema

Aunque, como en la mayoría de los países en latinoamerica y muchos otros sitos, existe algo llamado mercadolibre. Ese sitio donde las personas venden sus productos a precios asequibles, aunque eso de precios asequibles no sea muy tomado en serio. Algo que se agrava si es un producto importado, y mucho más si es algo de tecnología de consumo masivo. Y se agrava mucho más si este producto fue lanzado al mercado recientemente puesto que los vendedores sienten la necesidad de burlarse de las personas que al ver que ya está en mercadolibre puede comprarlo, sensación que desaparece al ver el precio.

¿sobreprecio?

¿sobreprecio?

La explicación científica a este fenómeno todos la sabemos. Fue creada por el gobierno el 5 de febrero de 2003, gracias Wikipedia, como un sistema para regular el control de cambio de las divisas, dícese dolar. La idea en algún momento puede ser buena, solo si es bien aplicada y muchas otras cosas que jamás ocurrirían en Venezuela. Por lo que la Comision de Administración de Divisas, mejor conocida como CADIVI, lo que ha hecho desde su creación es, básicamente, dar una buena base al mercado paralelo de dólares, oh, al doble o hasta más de su precio oficial. La razón es simple, tienes un límite de 2500 USD, o si jalas bastante 3000 USD, en tarjeta de crédito, 400 USD para compras por internet. Todo esto una vez al año y solo si eres mayor de edad, sino lo eres tienes 500 USD en efectivo al momento de viajar.

Por si todo esto no bastara, para pedir tu cupo cadivi se debe hacer con un mes de anticipación, por lo menos, con una gran variedad de carpetas, sellos, separadores, marcadores, etiquetas, resaltadores, billetes y muchas otras cosas que solo piden por las ganas de fastidiar lo suficiente. Todo esto acompañado de el respectivo jalabolismo para que se facilite el proceso.

Aja bueno, entonces con todo eso es hasta comprensible lo de la existencia de el mercado paralelo y los productos con sobreprecio.

Entonces, para volver al tema principal. Con la existencia de esos servicios como Amazon, eBay que están a la disposición de cualquier mortal con una conexión a internet existe la necesidad de ver ese producto que anhelas comprar y con una mirada bastante fría ves el precio dándote cuenta de que son unos 399,99 USD. Con cierta duda abres la calculadora para multiplicar 400 * 4,30, al ver la respuesta de la calculadora la mirada frívola cambia completamente a una mirada de rencor y odio hacia el dueño de la tienda donde viste el mismo aparatico al doble o hasta más de su precio que en esa página capitalista manejada por el imperialismo.

Claro, siempre es posible comprar con los míseros dolares que tienes para compras por internet, aunque con cierta incertidumbre por el envío y mucho más al ver que en este sitio los paquetes con productos caros adentro llegan aunque sin su contenido. Entonces si te mentalizas lo suficiente aceptas el sobreprecio, claro siempre hasta un punto aceptable, aunque igual sintiendo que el vendedor te escupe unas 3 veces en la cara y tu lo aceptas sin ningún tipo de reclamo.

Entonces ya no diré más nada, solo agregaré algo para agregar un final.

El aparatito ese con sobreprecio

El aparatito ese con sobreprecio

Solo para finalizar agregaré que no hace mucho vi en una tienda el nuevo aparatito de Samsung, el mismo Galaxy S III. Todo fue bueno, bonito y bar… no esto último no, el precio era la mayor demostración de te escupo la cara y lo aceptas que puede existir, costaba 8.450 Bs. -a cambio oficial, unos 1.965,11 USD-. Si revisas en Amazon este aparatito cuesta casi 700 USD, unos 3.010 Bs. Thanks cadivi.

Grooveshark, las discográficas y el copyright

Wikipedia define a los derechos de autor, o copyright, como “un conjunto de normas jurídicas y principios que regulan los derechos morales y patrimoniales que la ley concede a los autores (los derechos de autor), por el solo hecho de la creación de una obra literaria, artística, musical, científica o didáctica, esté publicada o inédita”. En este sentido se entiende que es un conjunto de leyes que resguardan el trabajo creado por alguien para que este no sea plagiado y utilizado con algún otro fin que el autor no permita. Este es un tema muy profundo y excesivamente subjetivo desde el punto de vista en que se mire.

Cuando se llega al tema del copyright en cuanto a la música la cosa es totalmente distinta. La música, generalmente, está bajo el copyright de una discográfica que compra” los derechos de la canción al autor. En esta compra el autor gana un porcentaje de lo que resulte de las ventas de la canción, aunque los inútiles de la discográfica se llevan la mayor parte de las ganancias con solo hacer contratos y demandar a todos por estos derechos de autor.

Las leyes sobre copyright están un poco anticuadas y las industrias discográficas aun mas. Llegando al punto de que, básicamente, escuchar música por internet mediante streaming es ilegal y “perjudica a los artistas de manera excesiva”, algo que a simple vista se nota que es totalmente falso, porque bueno ¿acaso Madonna o Rihanna no tienen dinero?. Teniendo sus respectivas, y casi nulas, excepciones esto del streaming con Spotify, que es un servicio para escuchar música por internet legal con una leve limitación, NO está disponible para Latino América y muchos otros países, entonces ¿Cómo escuchamos música en Latino América de manera legal”?

Grooveshark

Entonces aquí es cuando entra Grooveshark al juego. Grooveshark es un servicio de streaming musical gratuito que cuenta con un amplio catalogo y disponibilidad mundial.

Grooveshark tiene la partícularidad de que su servicio funciona de manera totalmente gratuita, bajo un sistema de publicidad nada invasivo. En cuanto a la materia legal, este servicio siempre ha tenido problemas con las discográficas por negarse a pagar sus excesivos costos, aunque mantenía un contrato con EMI que hacía un poco mas legal” el servicio. Contrato que EMI ha cancelado dejando a Grooveshark en un futuro bastante incierto a causa de la gran cantidad de demandas por derechos de autor que poseen.

No hace mucho en una entrevista hecha al creador de Cuevana, Tomás Escobar, este dijo algo perfecto para resaltar en cuanto a la materia de copyright.

Cuando millones de personas hacen algo que va en contra de la ley, habría que replantearse la ley.

Las leyes que se encargan de legislar la materia de los derechos de autor se encuentran bastante anticuadas, y no son acordes con la vida online actual. Básicamente, consumir algún contenido en internet de manera gratuita es ilegal. Entonces aquí comienza a hacer peso el hecho de que ya no son unas pocas personas que diariamente infringen estas leyes, sino que son millones que consumen contenido mediante Grooveshark, The Pirate Bay, Cuevana, etc.. y se vuelve importante el hecho de tener que replantearse la ley a causa de estos millones de usuarios que están haciendo algo que para algunos es ilegal, pero para los que la incumplen tienen una perfecta justificación. Las maneras de consumir contenido de manera legal son mucho mas problemáticas, anticuadas y costosas, además de que muchas veces no se ajustan a las necesidades del consumidor y no se encuentran disponibles para todo el mundo.

El smartphone que no era smart

Digamos que en una época los teléfonos no eran smart y todo era mejor, por simplificar toda la historia.

Exactamente, este fue el botón que se dañó.

Hace un años comenzó un auge de las empresas tecnológicas para hacernos gastar más dinero crear algo así como una computadorita que fuera fácil de transportar y de fácil uso para todo. Y apareció el smartphone, así la historia es simple verdad.

En esa necesidad impulsiva causada por un amplio marketing que nos vende el teléfono por todas las maneras posible. Caí y compré un smartphone con Android, ese sistema operativo de Google, con un sobreprecio aceptable. Unos meses después de ser comprado demostró no ser tan smart al dañarse un botón, aunque esto no tiene que ver mucho con el tema de smart o no smart, se le dañó el botón, después de lidiar bastante con la operadora, dícese Movistar, el botón fue sustituido y el problema solventado. No mucho tiempo después volvió a demostrar que le faltaba esa palabra antes del phone, ahora fue la pantalla táctil la que comenzó a fallar.

Entonces, pasaron todas esas cosas, claro con sus respectivos periodos de tiempo intermedio donde funcionaba a la perfección, todo comenzó a demostrar que, en efecto, pude haber comprado otra cosa y pasar por menos problemas, pero como a ningún genio se le ha ocurrido crear la máquina del tiempo ya nada se puede hacer.

Una foto de perfil del susodicho.

Entonces pasado un tiempo, después de pasar por el root, después de actualizar el teléfono a Android 2.3, después de seguirlo actualizando, después de seguir escribiendo después en este post pasó algo más. Un día conectando ese aparato para que se cargara su batería, que por cierto no dura casi, el muy ‘falto de gracia’ cargador quemó una de las piezas internas del aparato dejándolo casi inutilizable, con la respectiva excepción de que si posees un cargador universal y las suficientes ganas pones a cargar la batería para poder utilizar el teléfono.

En este momento cualquiera puede reflexionar y decir que no es ningún smart sino solo un phone que es muy delicado y susceptible a dañarse, y además es vendido con sobreprecio en este país tercermundista conocido como Venezuela. Y yo me incluyo en ese cualquiera pensando exactamente eso.

PD: Todas las fotos se encuentran enlazadas a sus respectivos autores.

Mas espacio, menos navegador

No se si lo han notado, pero más o menos desde el 2008, y acentuado por el éxito de Google Chrome, el concepto de navegador fue redefinido, por así decirlo. Me refiero a que todos los navegadores actuales en sus últimas versiones tiene algo en común, se ha reducido drásticamente el espacio del navegador y se ha ampliado el espacio para visualizar la página web. Esto tiene una consecuencia bastante positiva, podemos visualizar más contenido más fácilmente.

¿Por qué más fácilmente? Simple, porque no tenemos que bajar en la web para ver lo demás. Esta mejora que los navegadores sufrieron y están sufriendo aunado a las resoluciones cada vez más grandes con las que cuentan las laptops y computadoras nos mejoran la manera en que leemos, vemos y disfrutamos del contenido en la web.

Yo me he decidido por probar para tener la mayor cantidad de espacio disponible en el navegador. Desde hace unos días me decidí por instalar Firefox Nightly, algo así como una versión pre-alpha, en una laptop con una pantalla de 14″ con resolución de 1366x768px. Se que es una buena resolución para navegar, pero siempre es mejor tener el mayor espacio disponible para navegar por la web. Y por casualidad unas semanas atrás había leído sobre un plugin creado por Mozilla Labs llamado OneLiner, que “une” las pestañas con la barra de direcciones, ahorrándonos así varios pixeles.

El plugin realmente me ha gustado bastante, no solo por ese ahorro de espacio, sino que también me gusta como se ve el diseño general, porque no se aglutinan todos estos elementos, al contrario, cuenta con cierta armonía en el diseño que hace que el navegador se vea bien con más elementos en esa sola linea.

Por cierto, escribir un artículo con buena música, inspiración, y mi buen Firefox Nightly con OneLiner es simplemente perfecto.